5987 NW 102ND AVE DORAL, FL 33178   |   786-367-4043

Las gasas para laparotomía y sus propiedades durante las cirugías

La laparotomía y las esponjas o gasas para laparotomía son como carne y uña. Las ultimas están realizadas a medida y su función es básicamente absorber fluidos, sangre y facilitar el proceso de la cirugía manteniendo protegida la parte del cuerpo expuesta.

La laparotomía es un procedimiento que se realiza para examinar los órganos y estructuras de la zona del abdomen, como por ejemplo el apéndice, la vesícula biliar, los intestinos, el hígado, riñón, páncreas, bazo, estómago y en el caso de las mujeres el útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

¿Cuándo se realiza una laparotomía?

En el caso que una persona tenga un posible diagnóstico o que ciertos estudios como radiografías y tomografías computarizadas no puedan brindar un resultado exhaustivo, el médico toma la decisión de hacer una laparotomía exploratoria. Este estudio realmente ayuda a determinar la presencia de algún problema de salud y, posteriormente,  brindarle un tratamiento.  Este diagnóstico  pueden servir para detectar algún cáncer (de los órganos mencionados anteriormente), endometriosis, cálculos, perforaciones intestinales, entre otros.

¿Cómo es el procedimiento?

El paciente está dormido con anestesia general y por lo tanto, no sufre de ningún dolor.  Una vez preparado todo el equipo instrumental, el cirujano hace una incisión en el abdomen y procede a la evaluación de la situación.

¿Para qué sirven las esponjas para laparotomía?

Durante la cirugía, el profesional emplea este tipo de gasas para mantener limpias las zonas de sangre o fluidos utilizándolas en forma de esponja absorbente. Asimismo, se utilizan para aplicar presión o tracción, proteger tejidos y separar estructuras. Otro uso adecuado incluye  el de envolver las vísceras para mantenerlas húmedas y cálidas.

Las esponjas para laparotomía vienen de diferentes medidas y formas. Llevan una cinta azul en alguna de sus esquinas y uno o dos anillos radiopacos que permanecen fuera de la incisión mientras la cinta está adentro.

Entre las precauciones que se debe tomar es que las gasas deben estar bien selladas en su empaque y no deben presentar ningún olor, esto  es signo de que la esponja no debe ser utilizada. Tampoco debe tener hilachas sueltas, ni su trama dañada.

Su composición es de 100% algodón blanqueado con una cobertura hecha de gasa lo que proporciona una máxima capacidad de absorción.  La gasa para laparotomía puede ser esterilizada previamente a su utilización aunque están disponibles esterilizadas, lo que aporta un gran beneficio.

Aunque se presentan en diferentes formas y tamaños, las gasas están hechas de acuerdo a las normas sanitarias establecidas por la FDA.